20 de junio de 2007

Me iba a llamar Alfonsina

Aquí se justifican varias cosas... primero que yo me iba a llamar Alfonsina, mi atracción enfermiza hacia Argentina, mi gusto por la música de Mercedes Sosa y la poesía .... y también quizá mi caracter bucólico.... mi fascinación por Alfonsina Storni y la canción en la que todo se une.... "Alfonsina y el mar" .

De niña siempre escuchaba que cuando nací mis padres tuvieron una fuerte discusión respecto a cuál sería ni nombre, él tenía admiración profunda por Alfonsina Storni y constantemente escuchaba "Alfonsina y el mar " estando yo en en el vientre de mi madre ( es extraño que una canción tan triste se traduzca en recuerdos tan agradables..... en fin,) mi padre insistía en que yo sería poeta, escritora o algo similar y que debía llamarme como el sujeto de su admiración, mi madre por su parte argumentó que no quería que terminara mi existencia en un suicidio, que no quería que tuviera casa de cristal en el fondo del mar como Storni y por lo tanto como buena veinteañera que sabe ejercer su matriarcado me llamó "Ana Karla" (Ana: mujer sabia y llena de Gracia, Karla: la que es fuerte) y desde entonces cargo con ese nombre...... con lo que mi madre no contaba era con las jugarretas de la genética, pues heredé los gustos retorcidos de mi padre, su melancolia y un poco más y aunque no me hubiera gustado haberme llamado Alfonsina, me gusta todo lo que la recuerda.... cada frase me recuerda algo... supongo que mi padre me lo leía cuando era pequeña, no lo sé, nunca tuve tiempo para preguntárselo.... son poemas melancólicos pero para mi tienen un extraño calor....

He aquí uno de mis poemas favoritos:




VOY A DORMIR

Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera;
una constelación; la que te guste;
todas son buenas; bájala un poquito.

Déjame sola: oyes romper los brotes...
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases

para que olvides... Gracias. Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido...

Alfonsina Storni

No hay comentarios.: