29 de septiembre de 2007

Mexicanos de Mazapán

”Muñequitos de papel, mazapán y cordel
Quien les puso el cascabel vino a ver, bailen bien

Testaferros del poder, sin querer
Cancerberos del querer sin poder”…

Pedro Aznar

En la propuesta de Bustamante[1] se analizan tanto la postura mexicana como la americana en torno a la forma de abordar el problema de la “inmigración”. Para México son héroes que no sólo sacan adelante a su país con las remesas y contribuyen a la supervivencia de sus propias familias, si no que además hacen todo aquello que no quiere hacer el americano, para México no son víctimas, son héroes. Para Estados Unidos, son plaga, zánganos que chupan recursos del estado sin aportar nada, sin beneficiar a la sociedad americana en lo más mínimo, más bien la perjudican pues toman posiciones que deberían ser de los anglos. Para mí la migración indocumentada de México a Estados Unidos es una especie de “bulimia social”

Éste país tiene mexicanos, sin trabajo con necesidades económicas y el vecino tiene un “sueño americano” con hambre de adquirir trabajadores de tiempo completo, necesita las “manos de los mexicanos”, siempre las ha necesitado, quizá haya momentos a través de la historia en los que la necesidad ha sido más fuerte y se ha hecho todo lo posible por satisfacerla (como en los periodos de guerra o de gran producción agrícola) y han habido otros en los que simplemente se ha aplicado la frase de “dejar hacer dejar pasar” dejar pasar indocumentados... por eso introduzco con éste fragmento de Pedro Aznar, pues me recuerda la relación binacional, ¿quién es México? el perro cancerbero sin poder y el testaferro, este prestanombres; prestador de mano de obra, pero no se qué tanto sea sin querer , prestador de hombres y mujeres que terminan como muñecos de papel, vulnerables en un lugar ajeno, donde se convierten en mexicanos de mazapán, frente al hambre voraz del sistema capitalista americano, y después de satisfecha viene la actitud bulímica, después el vómito, el cerrar las puertas, subir estándares de seguridad para “protección de si mismos”, para que no entren más ilegales, cuando ellos han sido los hambrientos, los hambrientos de mexicanos, cuando ellos han permitido por años que éste tipo de procesos se den, cuando deliberadamente se decidió que los trabajadores no fueran chinos o negros, o de cualquier otra raza, cuando se les “antojó” que fueran mexicanos, vieron todas sus virtudes y los vieron dulces, sin embargo como en el desorden alimenticio al que estoy haciendo referencia se consumen alimentos a escondidas, así pasa con Estados Unidos a escondidas se siguen alimentando de ellos, así ha sucedido mucho tiempo y si lo han permitido es porque todavía tienen hambre, de mexicanos de mazapán aunque después los vomiten.



[1] Jorge Bustamante, Inmigración Indocumentada de México a Estados Unidos; el reto de desmitificar para poder razonar conjuntamente, en: Mitos de las relaciones México Estados Unidos Fonde de Cultura Económica, México, 1994. pp. 279-306

No hay comentarios.: