18 de septiembre de 2007

Vegetal

*Cinco de la mañana y ella da vueltas en la cama, de pronto se da cuenta que ahí ha pasado el mayor tiempo de su vida, dormida ha querido estar y dormida ha estado, con los ojos frios, con la piel intacta, sin besos ni caricias, sin roces de dulzura sin rayos de sol, con polvo, adentro, muy adentro sólo el polvo en su interior y afuera, sábanas revueltas, seda agusanada fuera de tiempo, pesados siente los brazos cuando los quiere levantar, quisiera alzar los ojos, levantar párpados!!! tirar toda la arena de la cama y saltar hacia la regadera!!! abrir los ojos!! abrir los labios, dejar salir el cúmulo de años!! el estado vegetal en e que tanto tiempo ha habitado... cinco de la mañna el sol aún no sale, no quiere salir, ya no sabe cómo es un amanacer y se lo imagina, se lo sigue imaginando con los ojos apagados, frios, llenos de tiempo, de copos de nieve, de lágrimas cristalizadas, y no tiene fuerza, deja caer de nuevo los brazos, su mano rueda por las montañas de arena en seda, sube, baja, rebota por el borde, termina al precipicio de la cama y.... se suelta.... de pronto ya no está... y se da cuenta.... nunca se pudo levantar de aquella cama

No hay comentarios.: