14 de diciembre de 2008

Simple

No tengo ni la menor idea de cómo empecé a escribir, pero siento una necesidad profunda de hacerlo. Después entendí que mis palabras no son para todos, porque no logro provocar que todos las entiendan, que yo no soy para cualquiera… no todos pueden leerme, no todos pueden tocarme, sólo algunos y yo soy quien determina esos “quienes”.

Intenté algún tiempo escribir de modo simple, pero vi que al pretenderlo caía en la comedía y ese no es precisamente mi estilo, ¿qué cuál fue mi justificación?. Bueno… puedo ser simple a la hora de ponerme un reloj o mientras tomo una copa de vino, puedo ser simple al atender un cliente detrás del mostrador o incluso al dar una clase de español, puedo ser simple al saludar al hombre que corta el pasto de mi casa, pero no puedo ser simple cuando escribo… porque yo no soy simple y lo que yo digo en intimidad nunca es simple… ¿cuántos rostros confundidos he visto al oír mis discursos disparados después de una carcajada?, ¿ cuántos orgullos he herido al soltar la bestia de mi sarcasmo? es que yo no soy simple, ni quiero serlo… Hay quienes nacimos así, complejos del cabello a la punta del pie y así habrá quien nos ame; sea simple o complejo, quien entienda lo que escribimos o intentamos escribir, porque no estamos hechos para todos… somos algunos; pululando este mundo de simplismos baratos, somos algunos aferrados a no ser tan simples, no porque tenga algo de malo ser simple, sino porque no podemos ser de otro modo… almenos yo no puedo ser así… y no escribiré de eso modo… no lo haré… y punto final.

1 comentario:

Fernanda dijo...

Karla! Opino que tienes razon. Te pidieron que intentaras no ser tan complicada a la hora de escribir? Pues a mi me gusta. Lo entiendo. Es expresar tus pensamientos tal como son, y por lo general, son complicados. No solo los tuyos. Los de todos. Ser flojos mentalmente, minimalistas y flojos a la hora de escribir es otra cosa.
Ah, algo más. No siempre eras simple a la hora de dar una clase de español, solo a veces.