19 de enero de 2009

El juicio de mi vida

Acabo de tener la conversación más honesta de mi vida... las lágrimas más profundas que he derramado han sido estas y no otras, no las hubo antes y no las habrá después... acabo de tener el coraje de defender lo que soy, lo que siento, lo que pienso. Acabo de entenderme y porque me entendí pude expresarlo, pude decir qué quiero, cosa que de un tiempo para acá no sabía definir... La firmeza que me faltaba se me agolpó detrás de la lengua y pude expresar sin ningún temor lo que anhelo... Acabo de ganar el juicio de mi vida... Los jueces no pudieron evitarlo.

No hay comentarios.: