23 de abril de 2009

La maga


Le dicen La maga porque tiene una fascinación por lo argentino, como aquella a la que siempre buscó Horacio… sí, el de Cortázar, aquel de “andábamos sin buscarnos, pero andábamos para encontrarnos”, Le dicen La maga porque tiene una habilidad majestuosa para desaparecer cuerpos físicos y deshacerse de ellos emocionalmente… dicen que los ahoga en los ríos de la memoria y que los lanza al olvido, que se enamoró de Enrique Bumbury en “el tiempo de las cerezas” y que siempre que se marcha canta “no te preocupes por mi soy como los gatos y caigo de pie...y no me duele cuando me hacen daño”…

Le dicen La maga porque sus manos son mágicas; pueden hacerte sentir más allá de la caricia, sus dedos se mueven al escribir a través de un teclado, sobre un pedazo de papel o en cualquier superficie donde pueda plasmar que su vida es poesía. Hace magia al dibujar sus pensamientos más allá de las letras, al mostrarte lo que formó con carbón o tinta china durante toda una madrugada en la que no pudo dormir, le dicen La maga porque anda nocturna, cuando mejor anda, porque con sus manos puede aparecerte un paisaje en poco tiempo o destruirte la vida si así lo determina…

Le dicen La maga porque su sonrisa es mágica, grande y tal pareciera que un halo de luz la acompaña, puede contagiarte la alegría más pura y quitarte cualquier dolor o susto como por arte de magia… Le dicen La maga porque la envuelve el encanto, la magia de sus palabras, porque anda por ahí soltándolas al viento, vistiéndose de ellas, hechizando a cuanto puede, yendo de aquí para allá, de costas a fronteras, de ciudades coloniales a pueblos vecinales, porque no tiene circo en el cual presentarse, pero eso no le impide seguir siendo maga… porque aprendió a volar hace mucho y no despega un pie del piso… Le dicen La maga porque desaparece cuando menos te lo esperas, y cuando no la esperas está detrás de ti… porque sueña despierta y se le nota… porque contagia sus sueños y alborota, Le dicen La maga por su falta de exactitud, pero su sobra de sensibilidad y plenitud, porque razona lo que siente y siente lo que razona, porque anda por ahí sin buscar, porque no se enamora… porque anda para encontrar y aun que no quiera aceptarlo, porque enamora, Le dicen La maga porque si te ama no lo podrás olvidar, pero ten cuidado si te la topas por ahí, no te enamores a menos que tengas el antídoto para su curiosidad, que así como se te aparece en la mañana… al día siguiente desaparecerá.

Le dicen La maga… y siempre se lo dirán.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Uy, ya me dio cosa, jaja. Nah, está lindo, alecciona a quien se quiera pasar de vivo contigo.

Israel

Suzi yantra dijo...

jeje
me gustó de cierta forma me senti reflejada
pero porque alguien.. me pregunto si yo era maga

eso que escribes ¿es una autoobservación o es el resultado de luego de leer varias cosas sobre la magia y los títilos de mago, resume lo que podria llegar a hacer esa persona con cualidades extraordinarias?

en fin
esta uy lindo

un abrazo

muchacha corazón de tiza dijo...

es una especie de dibujo... maquillando aquí y allá... propio.. sí...

besos