12 de mayo de 2009

De calmas y descalmas

Desvarío y de pronto me atormenta una extraña sensación de calma y descalma, de sueño e insomnio, de terror y serenidad, !ay! de quedarme paralizada...

Me niego a la vida rotunda y común, al sin sabor de las cosas, a la estatica que me revienta y es entonces cuando entiendo que quizá duermo tan poco porque me desespera la actitud somnolienta, no miento cuando digo que no duermo, que la vida no me alcanza y siento que una hora más de sueño, es un instante que no sufrí, que no lloré, que no gocé, ! ay! se me instala esta poetisa en los huesos, y esta inquietud que detesto me hace sentir al mismo tiempo tan viva... tan cuestionable, tan lozana aún en medio de las ojeras que me estan marcando el rostro...

recuerdo a Girondo:

"...Me repugna lo hueco, la afición al misterio, el culto a la ceniza, a cuanto se disgrega. Jamás he mantenido contacto con lo inerte. Si de algo he renegado es de la indiferencia. No aspiro a transmutarme, ni me tienta el reposo.Todavía me intrigan el absurdo, la gracia. No estoy para lo inmóvil, para lo inhabitado"

Luego se me viene Storni

"...Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame. Ponme una lámpara a la cabecera; una constelación; la que te guste; todas son buenas; bájala un poquito. Déjame sola: oyes romper los brotes... te acuna un pie celeste desde arriba y un pájaro te traza unos compases"

Y Benedetti me reclama

"...Pero si, pese a todo no puedes evitarlo y congelas el júbilo y quieres con desgana y te salvas ahora y te llenas de calma y reservas del mundo sólo un rincón tranquiloy dejas caer los párpados pesados como juicios y te secas sin labios y te duermes sin sueño y te piensas sin sangre y te juzgas sin tiempo y te quedas inmóvil al borde del camino. Y te salvas, entonces no te quedes conmigo"

Pero Cortazar brota por adentro y me grita

"En realidad la estatua o la actitud no veía nada, por el esfuerzo de mantenerse inmóvil"

Y Gioconda... !aah! esa Gioconda me canta

"...Me aterra la idea de años sin alma; años en que el tiempo sea más importante que el hombre y la mujer dentro del tiempo. Sufro ante la posibilidad de que caiga el olvido sobre la calidez sencilla de las pequeñas felicidades cotidianas."

No hay comentarios.: