1 de mayo de 2009

De mis aprendizajes al salir a la calle...

Tan fácil y tan sencillo... El Sr Palomo la mira fijamente, como si le sonriera con la mirada y ella corre... corre despavorida por todo el asfalto, a él no le basta y entonces la persigue, lo que él no sabe es que ella voltea para darse cuenta si él sigue detrás de ella..

A las hembras les gusta ser perseguidas... pero en éstos días, ya no hay señores Palomos que persigan Palomitas, no... creo que hasta les gusta que las palomitas los persigan.. !bah!.. !qué joterías!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo depende amiga, todo depende...

Lo magico de perseguir palomas se pierde de un momento a otro y creeme, no es un momento que uno planee...

Digamos que como en la pelicula en la que el enamorado espera todos los dias bajo la ventana y justo cuando se asoma la susodicha el se va. Lo que es una pena es que ese momento de irse cada vez llega mas rapido... como si hubiera mucha oferta y como si estuvieramos para desperdiciar jajaja.


Un beso amiga, con toda mi admiracion

MARIO

keynO lee dijo...

Quizá en este momento tendríamos que dejar de perseguir palomas y dejarnos perseguir por las lobas, también tendría su encanto, no lo crees? XD