15 de mayo de 2009

¿historiar?

“no es lo mismo sentirse desgarrado entre la clara vocación y el borroso deber, que entre el deber y la comodidad…” Desgarros, Mario Benedetti.


Aprender y Enseñar Historia, son más que una simple desgarradura con “d” minúscula, están más allá de un desgarro leve y efímero, porque la Historia misma produce un desgarro profundo y hondo, no sólo en las mentes, sino en las vidas de quienes la enseñan y la aprenden, porque ¿qué es la Historia sin asociaciones? Sin esa valiosa coalición entre la vida académica y la cotidiana, sin ese puente necesario y urgente entre ambas, el del lenguaje mismo que las comunica y las separa ¿qué es aprender historia sin el respaldo entre aquello que se dice y quién lo dice? sin ese lazo humano que vuelve humanitario ver, observar, tocar, plasmar, aprender y aprehender a historiar, a vivir… porque la historia se vuelve vida en sí misma y sus formas se tornan personales. Formas en las que no concibo vida académica, ni enseñanza, ni aprendizaje de la historia sin pasión, sin calidez. Para que la Historia no quede remitida a ciencia-fría, muerta y archivada, sino como esa ciencia de los hombres en el tiempo, humana con toda su incandescencia, en donde las herramientas, las técnicas, los conceptos que podamos adquirir, el conocimiento en sí, no sirvan de nada si son fríos datos en el almacén de la información que adquirimos, sino que haya un sentido, la permisión de que esas palabras que forman los discursos nos atraviesen para hacernos consientes de quienes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos dejando que adquieran validez en la medida en la que las reproducimos y las practicamos, donde nosotros y sólo nosotros decidamos qué permitimos que nos atraviese, a qué le damos el poder de ocupar nuestras mentes y por lo tanto regir el comportamiento de nuestros cuerpos

Entonces, pregunto si después de adquirir ciertas herramientas para hacer la arqueología del saber, ¿cuántos de nosotros tendremos el coraje para dejarnos desgarrar por el deber de hacer Historia, de enfrentarnos al conocimiento, analizarlo, descifrarlo, para después compartirlo?, de cumplir con el deber de nuestra vocación y hacer caso omiso a la comodidad.

No hay comentarios.: