31 de agosto de 2009

antidoto

Hay aquellos para los que ciertas cosas no fueron hechas y el afán de obtener aquello para lo que uno no fue creado sólo provoca desgarros, dolores y angustías. Es como el cubo que intenta entrar en el orificio circular, jamás podrá conseguirlo pues no es circulo sino cubo, pero... ¿porqué autocompadecerse por aquello para lo que uno no es?... ¿No sería mejor disfrutar aquello para lo que sí se es?... la tarea es descubrirlo y la vida será más sencilla y menos gris... ¿no lo creen?