25 de junio de 2010

Muchacha Corazón de Tiza… volvió.

Volví, a ésta casa mía, dónde empecé a escribir para que alguien más en cualquier lugar del cybermundo, me leyera. Volví, porque como ya lo cantó Mercedes Sosa Uno vuelve siempre a los viejos sitios en que amó la vida…

¿Quieren saber qué pasó conmigo todo este tiempo?... la verdad es que ni yo misma lo sé, pero puedo intentar plasmar un recuento:

·         Por  azares del destino o predestinación, conocí a un  ser maravilloso,que se convirtió en mi mejor amigo
·         Finalmente  me gradué, y jamás terminé mi tesis, no es algo de lo que esté muy orgullosa, pero decidí (uy como disfruto esta palabra últimamente, con todo y sus consecuencias) que no quería seguir tratando el tema.
·         Me fortalecí como persona, reanudé mis contratos, mis pactos internos, tomé las decisiones que creí más correctas respecto a mí espiritualidad y acepté las consecuencias, excluyéndome de ciertos grupos.
·         Me pinté el cabello 5 veces,  con distintos tipos de rojos y al final, quedó naranjoso, como siempre.
·         Vi desplomarse el negocio de mis padres, vi agonizar sus sueños y no pude hacer nada al respecto.
·         Entendí, que por más que queramos “prepararnos” para ciertas cosas,  nunca estamos “preparados”, y las hacemos, porque es el momento justo,  sin más.
·         Subí de peso,otra vez, y comprobé que lo que importa es lo que somos.
·         Confirmé que la paciencia, es una virtud, que puedo conservar.
·         Volví a ver a mi padre biológico y comprobé que no tengo ni el más mínimo sentido de pertenencia para con él.
·         Transgredí  maternos mandamientos como diría Gioconda Belli.
·         Me enamoré…  caí en las redes de un italiano encantador, el cual primero sedujo mi ser, mi intelecto y mi alma. Y ahora me encuentro en el caos de empezar una nueva etapa de mi vida, sola de cierto modo, pero cerca de él… Y eso que enamorarme no estaba en mis planes… bendito caos.
·         Me estresé, lloré, comí, vomité, bebí, fumé, besé, amé, reí, lloré, esperé, descubrí, aprendí, transgredí, me divertí, me enojé, me teñí, me deslindé, me atemoricé, levanté el rostro, me caí, me levanté; crecí.