25 de junio de 2010

Muchacha Corazón de Tiza… volvió.

Volví, a ésta casa mía, dónde empecé a escribir para que alguien más en cualquier lugar del cybermundo, me leyera. Volví, porque como ya lo cantó Mercedes Sosa Uno vuelve siempre a los viejos sitios en que amó la vida…

¿Quieren saber qué pasó conmigo todo este tiempo?... la verdad es que ni yo misma lo sé, pero puedo intentar plasmar un recuento:

·         Por  azares del destino o predestinación, conocí a un  ser maravilloso,que se convirtió en mi mejor amigo
·         Finalmente  me gradué, y jamás terminé mi tesis, no es algo de lo que esté muy orgullosa, pero decidí (uy como disfruto esta palabra últimamente, con todo y sus consecuencias) que no quería seguir tratando el tema.
·         Me fortalecí como persona, reanudé mis contratos, mis pactos internos, tomé las decisiones que creí más correctas respecto a mí espiritualidad y acepté las consecuencias, excluyéndome de ciertos grupos.
·         Me pinté el cabello 5 veces,  con distintos tipos de rojos y al final, quedó naranjoso, como siempre.
·         Vi desplomarse el negocio de mis padres, vi agonizar sus sueños y no pude hacer nada al respecto.
·         Entendí, que por más que queramos “prepararnos” para ciertas cosas,  nunca estamos “preparados”, y las hacemos, porque es el momento justo,  sin más.
·         Subí de peso,otra vez, y comprobé que lo que importa es lo que somos.
·         Confirmé que la paciencia, es una virtud, que puedo conservar.
·         Volví a ver a mi padre biológico y comprobé que no tengo ni el más mínimo sentido de pertenencia para con él.
·         Transgredí  maternos mandamientos como diría Gioconda Belli.
·         Me enamoré…  caí en las redes de un italiano encantador, el cual primero sedujo mi ser, mi intelecto y mi alma. Y ahora me encuentro en el caos de empezar una nueva etapa de mi vida, sola de cierto modo, pero cerca de él… Y eso que enamorarme no estaba en mis planes… bendito caos.
·         Me estresé, lloré, comí, vomité, bebí, fumé, besé, amé, reí, lloré, esperé, descubrí, aprendí, transgredí, me divertí, me enojé, me teñí, me deslindé, me atemoricé, levanté el rostro, me caí, me levanté; crecí.

10 comentarios:

Mustaine dijo...

No podia haber un mejor regreso Feliciades!!!

A.m.E.l.i.A. dijo...

Wow, todo en tan poquito tiempo. Suerte en lo que empiezas ahora :D

Fernanda Cota dijo...

Que bueno que volviste... bendito caos :)

muchacha corazón de tiza dijo...

gracias Mustaine, debía ser tu comentario el primero :D no pudo haber mejor bienvenidaa mi regreso

Amelia... sí, tantas cosas ¿te acuerdas cuando te conté? ... es bueno volver a escribir aquí!

Fernanda!sí.. BENDITO caos, hahaha... gracias por leerme :)

Les mando un abrazo!

Anónimo dijo...

Ahora estarás en dos dimensiones cibernéticas, justo como tu corazón y tu mente lo están ahora mismo en la vida real. Suerte Karloca, aunque no la necesitas. Dos abrazos.

Israel

muchacha corazón de tiza dijo...

Israel: dos dimensiones, dos países, mi tercer idioma... bien, vamos bien, te quiero amigo. mis amigos son mi suerte :)

Anónimo dijo...

Y yo estuve ahi para verlo todo, soy muy feliz de tener tu amistad, te quiero nenita :)

Angélica

Espérame en Siberia dijo...

La de cosas que tiene la vida, y lo bella que es.

¡Bienvenida!

Anónimo dijo...

vives...
Mapacha.

tonet dijo...

que bien has descrito "la salsa de la vida"..no te olvides de remojar el pan en ella hasta quedarte saciada.
saludos