31 de julio de 2010

retorno


Creo que volviste y me alegra tu llegada ¡no sabes cuánto!.  Me la pasaba desesperada pensando ¿dónde te habías metido?, y es que con tu ausencia vine a comprender, que sin ti, estaba sola, totalmente sola, bueno, uno nunca está del todo solo, pero me sentía así porque recordaba las mañanas y las madrugadas en que venias a visitarme, me acompañabas por largas horas, bebíamos tazas y tazas de café,  sabias mis quebrantos, mis dudas, mis inquietudes, mis corajes, mis indignaciones, y siempre me ayudabas a sacarlos, a plasmarlos para sentirme de algún modo liberada, me preparabas el desayuno y yo comía, siempre has tenido un buen sazón, es que sin ti cualquier alimento se me volvía insípido, no sabía cómo comer con alegría, tenía un nudo en la garganta y  todo se me acumulaba en el gogote,  subí de peso por  tener tanta cosa allí atorada.
Quizá no lo sepas, pero me han pasado tantas cosas desde la última vez que nos vimos, no ha sido fácil, ¡ha sido maravilloso! pero sin ti no ha sido lo mismo… ¡ah, pero que descortés he sido! pasa a sentarte,  ¿quieres tomar algo?, siéntete cómoda, recuerda que ésta es tu casa… todavía no logró comprender por qué te fuiste,  a veces pensaba en qué te había ofendido… pero bueno, no quiero ametrallarte con mis preguntas, lo importante es que ya estás aquí, !y no sabes cuánto me alegra!,  tampoco quiero sonar como una aduladora, pero es imprescindible decirte la importancia que tienes en mi vida. No tienes que decirme nada, tú  tendrás tus razones  para haberte ido, yo para serte franca, creo que te fuiste cuando él llegó, ¿te asustaste, verdad?  Pensaste que nos separaría, que me olvidaría de ti, de todo, que me estaba volviendo loca por él… Sí quizá yo dejé de ponerte atención, ya no te daba de mi tiempo, tienes razón, también fue mi culpa…  ¡pero aquí estamos! tú has vuelto y yo estoy tan contenta, !tanto!, que quiero preparar una fiesta para celebrar tu retorno.  Además estás lindísima, creciste unos cuantos centímetros en este tiempo sin vernos, y tu cabello, ¡lo noto tan radiante!, !aaah! ¡has vuelto!... Y yo estoy tan contenta . 

Anda querida mía, dame un abrazo  y déjame decirte cuanto te amo, cuanto te necesito y cuanto te valoro, sí, déjame abrazarte: mi querida Inspiración.

nosotros


La vida no nos necesita para seguir su curso, Dios no nos necesita para cumplir sus propósitos, los que nos subimos al tren somos nosotros, los que nos perdemos del destino principal del viaje; somos nosotros, los que decidimos si disfrutamos o no el paisaje que nos ofrecen los ventanales, somos tú y yo, y los que decidimos si nos quejamos o nos reímos de que el camino no es bueno para andar; somos nosotros.

29 de julio de 2010

¿Sabes, amor ? estoy triste

Me da tristeza el mundo... sí, esta enorme burbuja llena de injusticias y desgarros, de dolores, de diferencias, de idas y vueltas, de viajes con malos caminos, de niños que nacen en la misería y mueren en la cárcel, de madres atormentadas, de malinches de todos los pueblos y nacionalidades, de ausencias de Gerónimos; de orgullo, de dignidad.

Me da tristeza si en  mis búsquedas encuentro a la moral que se esconde en sacos de fiesta. sí, de esos de doble vista, me da tristeza y... ¿qué puedo hacer?... si me duele, me hieren sus guerras y sus armas, sus niños mutilados, sus huerfanos, sus viudas, sus cánceres, sus huracanes, sus maremotos, sus quemados, sus síndromes, sus acribillados, sus presidentes, sus líderes, sus parias, sus "otros", sus subordinados.

Me arde el corazón cuando pienso en aquellos que estaban antes que nosotros y pensaron que nos construían un futuro o un mañana... me duelen sus muertos  porque son nuestros y son tantos, porque su paz nunca se alcanza, y siempre  existe el que tiene porque nunca tuvo, y el que quiere tener lo que tiene otro y sigue el espiral de los absurdos contrastes, de los ricos y pobres,  de los proyectos y fracasos, de los castillos y las chozas, de los yates y las canoas, del que roba por hambre y es juzgado como aquel que mata por ambición y en realidad nunca es castigado.

Me duele el presente... ¿sabes, amor? me siento triste, porque además de todo me siento una descarada, una inconciente, una irresponsable, !una indecente!, una inmoral de calza grande, cuando yo, aquí tan dichosa porque me encontraste, por tenerte, cuando afuera de nosotros hay un mundo, tan terrible, tan doliente.

27 de julio de 2010

oscuridad


Nunca le temí a la oscuridad, jamás lloriqueé por una lamparita en mi buró, yo no supe de  monstros bajo mi cama, ni en la ventana, el closet o el árbol de alrededor, y es que a mí las luces prendidas me cortaban la imaginación… 
Cuando la bruja se apoderaba de la sala, el comedor y la cocina, llenaba la casa de enanos, y se divertía con ellos por allí; comiendo, ensuciando, viendo porquerías en una cajita que cambiaba canales con una perilla. Yo también tenía una cajita de esas en mi cuarto, pero en los inviernos a la bruja no le gustaba gastar mucha luz, entonces me daba a elegir, -¿o el calentador eléctrico o la cajita?- Yo, como era friolenta, prefería el calentador, y la bruja, como era muy bruja, también me apagaba la luz, ¿qué iba a hacer despierta?  Entonces como por arte de magia, cuando me apagaban la luz;  se me prendía la imaginación…
No sólo sucedía en los inviernos, también en los veranos, cuando la bruja me mandaba con la bruja mayor; apenas se metía el sol y me mandaban a la cama, así, sin un cuento o un vaso de leche tibia, -a dormir he dicho-  y otra vez me apagaban la luz. Y yo, con los ojos abiertos, abiertos, escuchaba la música del ventilador, y de pronto el aire que se desprendía se teñía de colores, ¡rojo, amarillo, verde, azul!   El blanco rara vez se aparecía,  y las ondas que soltaba salpicaban toda mi habitación, a veces eran números, a veces letras, a veces viejitos con barbas de colores, a veces fórmulas matemáticas, leyes de física, mapas, notas musicales, a veces sólo mariposas que rondaban por mi cabecera, a veces palabras difíciles de comprender, otras ocasiones sólo eran colores pálidos, andaban nada más por allí sin querer llamar la atención, a veces todo era un caos, a veces desfilaban en orden, a veces me quedaba dormida viéndolos, como si cada noche tuviera un espectáculo y otras, intentando comprender porqué los  demás niños le tenían miedo a la oscuridad.

26 de julio de 2010

dialogos -egos


-qué linda te veías anoche

Ella sonrié, sonrojada,como si fuese la primera vez que se lo dicen

-eres la mujer más bella del mundo
- ¿nada más del mundo?

Ella y Él  se ríen mientras Él la acerca a su pecho, acariciando lentamente su cuello.

 -te amo, ¿lo sabes?
 -sí, pero me gusta que me lo digas.

dominical

Los domingos son bizarros, de niña me representaban un poco de diversión y ropa nueva, algo de reuniones familiares y ropa nueva, mucha doble moral y ropa nueva... en realidad, la ropa nueva era lo único que me entusiasmaba de las mañanas dominicales... ¿porqué se le habrá ocurrido a Jesucristo resucitar en domingo?

21 de julio de 2010

jodida y radiante

Quiero escribir, pero maldita sea, no puedo… qué jodidez la mía, la de no poder armar frases con la más mínima decencia, ¡que incapacidad! ¿provocar un poco de interés en quien se asome a mi ventana?… bah! …
Mejor deberia ir pensando en escribir mi próxima lista de deseos, porque ya se acerca el 25, 25 años señoras y señores… ya vendré entrando en esa introspección que tanto me acongoja cerca de las fechas especiales… Pero con un demonio… ¡qué afortunada soy!... voy por los 25 y el futuro me pinta de maravilla, ahhh…
Escribo pronto… voy a pensar las cosas bien.

12 de julio de 2010

maldita razón

Siempre he andado por cualquier camino contonéandome con mi racionalidad , apoderada de la ella, regodeándola como a un trofeo. ¡Alabado sea Séneca; al sabio sólo le basta la razón! Siempre ha estado primero mi cabeza que cualquier otra parte de mi cuerpo, llámese corazón o carne, sentimiento o emoción, yo las controlo, yo decido, yo sé hasta dónde llego.

Yo me sé autosabotear, ya lo he aprendido, tengo experiencia y varios ahogados que lo avalan, sáquenlos del río, comprueben porqué siempre tengo la razón. Puedo escribir poemas de dientes para fuera, puedo ser dura y fría como el hielo, si quiero puedo. Si quiero, puedo lastimarme y lastimar a otros, porque no importa lo que sientas, sino lo "mejor".

Pero ésta vez no lo pretendo... pero ésta vez estaba dispuesta a dejar a la razón olvidada en el estante, y a guardarla bajo llave si era necesario, a sacarla de allí, salvo en casos meramente necesarios.

Sólo que el autosabotaje se vuelve una costumbre, una costumbre muy fea, que juega con las emociones que tú siempre creías controlar y termina dejándote abandonada por allí.

Lo mío, es un problema serio entre lo que debo ser, y por lo tanto cómo debo responder, racionalmente; lo sé, pero ojalá tenga las fuerzas suficientes, para sabotear a la razón.

7 de julio de 2010

mi lugar


Dicen que esa sensación de amor dura poco tiempo, si acaso pocos meses, y después se pasa a otra etapa de la relación, pero yo no siento que así sea, al contrario, siento que vamos en un gran “crescendo” y que no sentimos lo mismo al día de hoy, con esto tampoco quiero decir que quiero que él y yo seamos la pareja perfecta, ni quiero tampoco que todo aquello que viven los otros, no nos termine pasando, nada me asegura qué pasará en el futuro. Sólo quiero que seamos él y yo, desde el principio hasta el fin, que continúe confiando en él como desde la primera vez que me dijo que me amaba y que eso ya no tenía vuelta atrás, que “esto”, que el “nosotros”, ya no tenga vuelta atrás, que podamos seguir siendo los mejores amigos, los cómplices, los colegas, los compañeros, los que se aman y que suceda lo que suceda, me moleste o se moleste, nos disgustemos y queramos quizá no habernos conocido nunca, o queramos salir corriendo de la misma habitación, que seamos, que sigamos siendo él y yo,  en toda la libertad y la plenitud de serlo, para que al final siempre volvamos a ese sitio, yo a sus brazos y él a mi pecho… porque yo por lo menos sé que si tengo alguna duda, no debo más que correr a su abrazo, para saber a ciencia cierta que “ese es mi lugar”.  

1 de julio de 2010

breve pero inconciso

            Y que nadie me venga con ningún cuento, ni del valor, ni del futuro, ni de Dios, ni del amor, ni de procesos, ni de la madurez o el desarrollo humano, menos me vengan con mamadas psicológicas o de superación personal... Tengo confusión y la confusión me tiene a mí.