29 de julio de 2010

¿Sabes, amor ? estoy triste

Me da tristeza el mundo... sí, esta enorme burbuja llena de injusticias y desgarros, de dolores, de diferencias, de idas y vueltas, de viajes con malos caminos, de niños que nacen en la misería y mueren en la cárcel, de madres atormentadas, de malinches de todos los pueblos y nacionalidades, de ausencias de Gerónimos; de orgullo, de dignidad.

Me da tristeza si en  mis búsquedas encuentro a la moral que se esconde en sacos de fiesta. sí, de esos de doble vista, me da tristeza y... ¿qué puedo hacer?... si me duele, me hieren sus guerras y sus armas, sus niños mutilados, sus huerfanos, sus viudas, sus cánceres, sus huracanes, sus maremotos, sus quemados, sus síndromes, sus acribillados, sus presidentes, sus líderes, sus parias, sus "otros", sus subordinados.

Me arde el corazón cuando pienso en aquellos que estaban antes que nosotros y pensaron que nos construían un futuro o un mañana... me duelen sus muertos  porque son nuestros y son tantos, porque su paz nunca se alcanza, y siempre  existe el que tiene porque nunca tuvo, y el que quiere tener lo que tiene otro y sigue el espiral de los absurdos contrastes, de los ricos y pobres,  de los proyectos y fracasos, de los castillos y las chozas, de los yates y las canoas, del que roba por hambre y es juzgado como aquel que mata por ambición y en realidad nunca es castigado.

Me duele el presente... ¿sabes, amor? me siento triste, porque además de todo me siento una descarada, una inconciente, una irresponsable, !una indecente!, una inmoral de calza grande, cuando yo, aquí tan dichosa porque me encontraste, por tenerte, cuando afuera de nosotros hay un mundo, tan terrible, tan doliente.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lindo. Me he puesto más triste después de leerlo, jeje. Es verdad, la comodidad de la ignorancia de los hechos no es mejor, a veces no hay alternativa.

Israel o