18 de febrero de 2011

sobre no saber

Tierra mía
no sé cómo te llamas
aunque sé que te conozco,
y que he pisado tus calles
cualquier mañana inflamada

Tierra mía
no sé cuàl es tu nombre
aunque pueda cargarlo
en cada papel que lleve mi apellido
y te haya cantado un himno
no sabiendo dónde quedas

Tierra mía
no sé quién eres
no sé quien soy
ni quienes somos nosotros
Ni si tengo hermanos de terrón de azúcar
porque no sé cuál es mi tierra
¿la que me vió nacer?
¿la que me vió crecer?
¿o la que me verá morir?`

Tierra mía
Te llamo tierra
y te llamo mía
Sólo por no sentirme más desgraciada
bajo este cielo húmedo

14 de febrero de 2011

0.5

Mamá, ya crecí... ya no lloro por las noches si no vienes a taparme con tus besos.

0.4

Por primera vez en mi vida, no sé qué hacer con los dedos, no sé qué escribir, no sé qué decir, no sé a quién decírselo... porque tengo una musiquita interna que me hace cantar, tonaditas, notitas de azúcar, indescibles frases en un idioma que no soy capáz de reconocer, musiquita dentro de mí, explotando por mis labios... lástima, sólo yo puedo oirme... no lo puedo escribir.


:)

0.3

Soy la torre de Babel, y cada parte de mí, no sabe qué lengua utilizar, poeticamente desgarrada, por la sintáxis de tantos pueblos, podría decir... que soy la torre de Babel y espero tocar el cielo, que parece ser el mismo.

0.2

y un día entendío... que no es malo no saber de dónde se es,  ni a dónde se va... lo bueno, es tener con quién caminar.

0.1

Abrir los ojos, las alas, los oídos, las piernas, los brazos, abrirse de par en par, como puerta de palacio, como gusano antes de convertirse en mariposa,  como nuez, como flor, como mar rojo ante un Moisés.