31 de marzo de 2011

Identidad figurativa

Porque no sè quién soy
ni qué hago exactamente
y hago de todo a la vez
y al mismo tiempo estoy ausente:
pinto, pero no soy pintora,
dibujo, pero no soy dibujante
canto, pero no soy cantante
construyo, pero no soy constructora
cocino, pero no soy cocinera
estudié historia, pero no soy historiadora
bebo, pero no soy alcohólica
pienso, pero no soy intelectual
Nací en el Distrito Federal
pero crecí en el desierto de frontera
Tengo una fe, pero no soy religiosa
padezco bipolaridad, pero eso no es identitario
más bien es un trastorno de la personalidad
Demasiado alta para ser latinoamericana
la piel muy blanca, para ser mexicana
los ojos muy oscuros, para ser americana
muy loca, para ser cuerda
muy sorda, para ser normal
Recito, pero no soy actríz
amo la música, pero no sé crearla
me gusta el agua, pero no sé nadar
amo los vuelos, pero no poseo alas
escribo, pero no soy escritora,
hago poemas pero no soy poetesa
en fin... que la mía, es una sensación
de abarcarlo todo y no ser nadie
y fundirme en todo lo que podría ser
pero al final de cuentas no soy
y así,  me podría llamar con más nombres
y quizá, todos los apellidos del mundo
me darían algo más de pertenencia
porque yo no sé quién soy
ni para qué soy  buena
y sólo reconozco que  todo en mí es figurativo
especialmente mi identidad

29 de marzo de 2011

fantasía

Lo que pasa con el espíritu es que no se ve.
¿De dónde viene esa conspiración de invisibilidad?
Ninguna palabra es visible. Alejandra Pizarnik

sí, ahora entiendo mi fantasía; volver a las palabras visibles, tocarlas, convertir los pensamientos en obras fáciles al tacto, acariciar palabras sobre superficies, para que nada ni nadie me digan que no existen, porque las estoy viendo; allí, enfrente mío, todos los días; mientras saco la leche del refrigerador, mientras vierto la sal en la comida, mientras le pongo azúcar al café de Z, mientras me visto enfrente del espejo, mientras estoy sentada nada más... mientras la vida pasa, veo palabras, las escribo, me escriben, las dibujo, entonces, dejan su invisivilidad, para convertirse en poesía.

13 de marzo de 2011

de emancipación y otras revistas

Si mi cuerpo es mío... ¿porqué tendría que lucir como otras?...

Me gustan mis curvas, estoy orgullosa de portarlas por donde camino...

¿Si no me importan los cánones de la esteticidad contemporánea, porqué tendría que forzarme a ser lo que no soy?

Hablo de amar mis contornos prósperos; y disfrutarlos,  y exibirlos con orgullo escandaloso; portándolos por doquier; majestuosamente, abundantemente; a mi medida...

¿Qué tiene de malo? mi cuerpo es mío...

Yo decido sobre mí...

Aplaudo mi desnudez,  la pérdida de ropa y de complejos...

de necesidades y otras cosas

Siento una necesidad implacable, de despertarme más temprano; tomar más sol, beber más agua, moverme más sin automovil, mojarme  siempre bajo la lluvia, congelarme un poco sin quejarme y sumergirme en el lodo de vez en cuando...

Tengo una necesidad exorbitante, de superar  los miedos que aùn conservo; sobre todo esa fobia a no tener tierra firme bajo los pies...

Siento una necesidad imperante de cambiar algo en mi vida, o muchas cosas. Creo que me he vuelto adicta a los cambios y quiero vivirlos nuevamente, pero esta vez en paz, lejos de los nervios, del estrés; con más salud, ¡eso¡... quiero ser más saludable...

Siento una necesidad arrolladora de no volver a llorar por mi casa, de encontrarla dentro de mí y cargarla a donde quiera que vaya...

Siento una necesidad enorme, de ser mejor de lo que he sido hasta hoy, de ser más diligente, de escribir más, de ser más disciplinada, de crecer un poco;  pero no demasiado, no tanto como para que deje de ser yo, ni tan poco como para que me continué trabando la existencia, sólo lo justo y necesario...

Siento una necesidad estrepitosa de poner música alegre y bailar cuando tenga necesidad de hacerlo, de llenar mi corazón de colores diarios, de vivir más, exóticamente, a latinoamericana...

Siento una necesidad indescriptible, de volver más descriptible mi existencia...