23 de abril de 2011

poema del candor

Vienes a mí como un niño que busca refugio,
del "allá afuera"
de  este "mundo, tragafuego"
fuego que produce vida.

Vienes a mí como un cachorro,
buscando las caricias de su ama
las palabras dulces y suaves
te acurrucas entre mis senos y mi cintura,
y mueves tu cabeza con el sonido de mi respirar.
esperándo todo mi
dispuesto a obtenerlo todo
con  caricías tibias, que poco a poco
elevan la temperatura de los polos
jugando con mis formas,
como el niño que descubre por primera vez un cuerpo ajeno,
y está dispuesto a hacerlo suyo, para entregarse y poseerlo
para dar y recibir, cándidamente, arrolladoramente,
para ser en otro ser, completamente
y derramarse por completo en un sólo camino

Te entregas a mi cuerpo como un niño,
y renaces en el como un hombre.

13 de abril de 2011

A quién le puedo contar cuando me siento vacía?

12 de abril de 2011

premonición

La tierra siente que se asfixia, y todo lo que es está en juego, y esta cansada de llorar... y ya no quiere, y ya se duerme, y se canta sola un lullaby para que no se vuelva tormenta, y dice y siente y piensa y hace... y duerme... y no puede dormir tanto... porque un día de estos se despierta y escribe en cada panal de miel abotagado: Tengo la extraña sensacion de que lo mismo que nos unió será lo mismo que nos hará a un lado.

11 de abril de 2011

Chalchiuhtlicue

Allá, del otro lado del océano atlántico, existió una tierra de la que hoy estoy separada por agua. Y allí alguna vez se proclamaban sus dichos  en nahuátl y el agua, que hoy nos separa, era entonces una diosa:

Habito dentro de cada molécula de hidrógeno,
Burbujeo bajito por aquella del oxigeno
Y bailo dentro de cada sustancia que compongo
Eximo culpas, otorgo nombres
Renuevo, arraso, purifico

El mar le canta una canción a mis caderas
y yo obedezco a su compás
Sin más querellas
Que las de la libertad

Las canciones de perlas profundas me poseen
los corales, las estrellas marinas,
los ciclones, las tormentas
los sueños húmedos, las tazas de té,
los aires acondicionados, las lavavajillas
los besos incendiarios,
las sopas, las frutas, las verduras,
los llantos a lágrima viva, la nostalgia
los embriones, las placentas,
la leche, el vino, la miel
todos, todas, son amantes de mi ser
y sin mí, no existirían

Llevo un vaivén inquietante
por donde me vengo a desbordar
porque el viento me ama, me acaricia
y hacemos el amor mientras llovizna

Soy hija del jade, de la luna soy madre
y a la marea ataño mi proverbial influencia
Recorro montes, valles, poseo ríos y riachuelos,
Olas, océanos, y un planeta entero, con todo y sus charcos
Me abstengo del desierto, de otros sitios del sistema solar
y establezco mi reino entre los peces

¿de los hombres?
De ellos soy maestra constante
y a pesar de que no soy guerrera
sé combatir la arrogancia
Sólo basta otorgar mi condena
Y en vez de cubrir su necesidad; inundarla
No entienden mis ciclos, mis tiempos, mi estados

Soy tripolar; y ello no me quita la paciencia
pues en lugar de volverme desquiciada
tengo sabiduría envuelta en fuerza

Chalchiuhtlicue, es mi nombre
Y soy diosa del agua,
Tuve un reino en otro tiempo
Pero éste, aún me invita
Cuando calmo la sed de los que bailan.

5 de abril de 2011

àguila

Me siento herída, sangrante
un águila con las uñas ardiendo
poblando un valle
con todo y un nido pequeño

Tengo el pico enfuresido
y lo llevo contra mi carne
estampándolo contra mi propio cuerpo,
atándolo a mi destierro

Estoy sin plumaje
vencida, confundida
postrada en un altar
como para ser ofrecida
a no se quién
a no sé qué cosa
como despedazada
atropellada e idiota,
me siento rota
desencantada,
asquerosamente caótica,
por no entender lo que sucede
por no tener el control
por no ser otra

Cierro las alas, las abandono a tierra
las doblo contra mi propio pecho
y me echo a dormir
me voy volando sin abrir el vuelo
me dejo caer
voy a perderme en el sueño

Tal vez mañana despierte