11 de abril de 2011

Chalchiuhtlicue

Allá, del otro lado del océano atlántico, existió una tierra de la que hoy estoy separada por agua. Y allí alguna vez se proclamaban sus dichos  en nahuátl y el agua, que hoy nos separa, era entonces una diosa:

Habito dentro de cada molécula de hidrógeno,
Burbujeo bajito por aquella del oxigeno
Y bailo dentro de cada sustancia que compongo
Eximo culpas, otorgo nombres
Renuevo, arraso, purifico

El mar le canta una canción a mis caderas
y yo obedezco a su compás
Sin más querellas
Que las de la libertad

Las canciones de perlas profundas me poseen
los corales, las estrellas marinas,
los ciclones, las tormentas
los sueños húmedos, las tazas de té,
los aires acondicionados, las lavavajillas
los besos incendiarios,
las sopas, las frutas, las verduras,
los llantos a lágrima viva, la nostalgia
los embriones, las placentas,
la leche, el vino, la miel
todos, todas, son amantes de mi ser
y sin mí, no existirían

Llevo un vaivén inquietante
por donde me vengo a desbordar
porque el viento me ama, me acaricia
y hacemos el amor mientras llovizna

Soy hija del jade, de la luna soy madre
y a la marea ataño mi proverbial influencia
Recorro montes, valles, poseo ríos y riachuelos,
Olas, océanos, y un planeta entero, con todo y sus charcos
Me abstengo del desierto, de otros sitios del sistema solar
y establezco mi reino entre los peces

¿de los hombres?
De ellos soy maestra constante
y a pesar de que no soy guerrera
sé combatir la arrogancia
Sólo basta otorgar mi condena
Y en vez de cubrir su necesidad; inundarla
No entienden mis ciclos, mis tiempos, mi estados

Soy tripolar; y ello no me quita la paciencia
pues en lugar de volverme desquiciada
tengo sabiduría envuelta en fuerza

Chalchiuhtlicue, es mi nombre
Y soy diosa del agua,
Tuve un reino en otro tiempo
Pero éste, aún me invita
Cuando calmo la sed de los que bailan.

No hay comentarios.: