27 de junio de 2011

mi Chalchiuhtlicue en La Hora Azul

 Comparto link... de una bella revista con la que tuve la fortuna de colaborar...



http://issuu.com/matsfranc/docs/la_hora_azul_naturaleza

identidad (2.0)

No tengo 25 años, ni soy una mujer
soy un pájaro que tiene manos en lugar de alas,
que descubre con los ojos lo que con los labios no se atreven a decir,
que levanta las cejas y calla nostalgias
y cuyos dientes inferiores empiezan a separarse

Soy un pájaro, amarillo, sin plumas
cuyos genes ancestrales causan estragos epidérmicos
Y si aún conservo algo de cintura
conciencia, candor o inteligencia
da lo mismo en este  caos
Porque siento que he vivido tanto,
que 25 años no le bastan a mi calendario;
son demasiados para la capacidad de un pájaro
o quizá yo deba ser una ave longeva
porque la perfección me atormenta
y cada vez estoy más lejos de ella

No tengo 25 años ni soy una mujer; soy un pájaro
y estoy hecha de arena
sí...
Y la arena está cayendo
Se derrama dentro de mi cuerpo de reloj
como nos sucede a todos los que somos
Y los siglos del universo por entero
se reunen a bailar con nosotros en las orlas de las playas del mundo
mientras jugámos a ser pájaros, o niños, o leones

Yo no tengo 25 años
Yo me siento más vivida, más dolida y más gozada
Yo tengo más cicatrices, más dolores, más memorias,
más nostalgias, más dulzuras, con la curiosidad más amplia
y las caderas más anchas

Yo no tengo 25 años
Es muy poco para que yo sea una mujer
Y es demasiado para que yo sea un ave.

17 de junio de 2011

División compartida

Tenía que dolerme cada lágrima
para que yo pudiera  entender,
que nadie me ha amado como tú,
sin razón moral, ni genética
sólo porque sí

Y lo que daría yo
por meterme debajo de tus brazos
a sostener el sol
¡oh cuánto es injusto estar lejos de ti!
me sorprende cada latido de mi corazón,
si aún continua palpitando,
porque lo tengo destazado en 3 países,
en 3 lenguas y  en 6 ojos.

Quiero abrazarte, no decir nada...
sólo abrazarte y que tú entiendas todo con mi llanto
así, como la primera vez que me dolío el alma.
¿Te acuerdas, Papá? me dijiste:
"nada vale la pena tanto como para que sufras,
si tú sufres, vale pa´ pura mierda"

Estoy sufriendo Papá
estoy sufriendo
Me faltas tanto.
Dejaré las parédes blancas, así como las encontré... para que no quede rastro alguno de mi paso...

16 de junio de 2011

15 de Junio 2011

Y después de 9 meses, cual parto natural, me cansé de estar cansada, temerosa,  ligada a mi cordón umbilical. He de ir a recuperar mi curiosidad desbordada, quizá la dejé tirada por cualquier tren o carretera, porque me cansé de no ser yo; toda risa y búsqueda,  toda sol y toda luna, toda máscara inquieta, toda flor generosa; abierta, me cansé de andarme buscando en otra lengua. Heme aquí,  magiabunda, sin pies ni cabeza, segura de mis caderas y de las notas llenas de luz que me sujetan las piernas. Basta, he dicho. Parto hoy,  para afuera.

14 de junio de 2011

mujer que llora y canta

No es que me sienta mal
por querer ser viento
y salir despavorida
por todos los horificios de esta casa
para arrastrar autos,
construcciones kitch
animales que me dan asco
con todo y los empoderados
que para otros son seres humanos

No es que me sienta mal por querer ser viento
que huye presuroso en su rabia
con todos los vapores de su humor artístico
para venir a azotarse contra los peñascos
de una imagen bella
que al fin lo calma

No es que me sienta mal por esto,
porque en realidad
a todos nos gustaría ser viento

No es que me sienta mal por querer ser lluvia,
que corre liviana y fresca,
inúndando calles, cantinas o callejones
con luz o sin ella, 
enamorándo al niño que la observa
en la terraza de sus dolores
escandalisando a la reumática
producièndo charcos en sus cajones

No es que me sienta mal por querer ser lluvia,
porque en realidad, todos queremos serlo
El problema es que yo siempre,
como una constante en penumbra
Y soy toda llanto y toda rabia,
y los pesares no secan,
y los talones sin tregua
andan por  allí
destruyéndo mi propio cordón
mi propio templo,
Inúndando mi existencia
compadeciendo diferencias
llamándolas defectos
sacudiéndo mis espejos
ensegueciendo realidades
enredándome en las copas de los arboles estériles
Porque hay heridas que no sanan
y aquello de  -el amor todo lo cura-
es un misterio
porque hay complejos que no sesan
ni tampoco los calma Dios
porque están hechos de cuerpo.

2 de junio de 2011

me gustaba más la vida en otro lado

Aquí la vida es muy lenta, quizá todavía no descubren, o no quieren darse cuenta... que en realidad la vida corre, que no puede contenerse y que si no la persigues... te deja atrás.

Otra

Cierro los ojos, y me inunda el deseo de tenerte nuevamente, de ser poseida por cada grano de tu arena,  de lanzarme contra las visiones construídas, para aterrizar entre tus dunas, como la Alicia que descubre que todo ha sido un sueño y que el país de las maravillas, era simplemente un lugar donde todo funciona al revés.

Cierro los ojos intentando despertar, para volver a ti, porque me faltas tanto, y éstos colores no se comparan a los tuyos, a tus ojos grandes, a tus senos agridulces que me amamantaron la adolescencia entre  tus calles, a tus sabores que mal acostumbraron mi paladar con tus frutos contaminados de "american", de palabras inexistentes, dulce mezcla entre dos lenguas, con todo y sus  bocas y sus manos...

Y me doy cuenta que no he tenido más pasión, que por tus formas, que por la aguerrida precariedad que te convierte en enigma y me ha enseñado a ser sal en medio de tantas carnes...

Y mi falta de amor crece...que solo pienso en ti, en cómo será tu muerte en guerra... pero en paz.

Y cierro los ojos con más fuerza, como abandonándome en tu recuerdo, deseándo con todas mis víceras, el poder volver a ti, para morirme entre las piernas abiertas de tu río, para secarme entre tus peces fecundos de muerte...

Porque mi falta de amor crece, crece tanto que todo lo que me rodea se va tornando insoportable, sobre todo la vida .

de sueños y otros dolores

Estoy entre dos mares, sostenida por una montaña que llora, humedeciéndolo todo, cubriéndolo de un vaho de lentitud y calma, que aveces no puedo descifrar si carga conformidad, conformismo o simplemente modorra, porque caminan como despertándose de un dulce sueño, pero sin abrir los ojos y azotándose contra los cientos de muros vestidos de colores.
Yo debo reconocer que desde que estoy aquí, también sueño, sueño con que vuelvo a mi desierto, a mi campo militarizado, amarillo, profundamende seco, árido, motor de esfuerzo,  de espaldas hechas pedazos y ojos abiertos, de mentes y conciencas desveladas por la muerte, por la vida misma y su paso, que no deja de avanzar.