17 de junio de 2011

División compartida

Tenía que dolerme cada lágrima
para que yo pudiera  entender,
que nadie me ha amado como tú,
sin razón moral, ni genética
sólo porque sí

Y lo que daría yo
por meterme debajo de tus brazos
a sostener el sol
¡oh cuánto es injusto estar lejos de ti!
me sorprende cada latido de mi corazón,
si aún continua palpitando,
porque lo tengo destazado en 3 países,
en 3 lenguas y  en 6 ojos.

Quiero abrazarte, no decir nada...
sólo abrazarte y que tú entiendas todo con mi llanto
así, como la primera vez que me dolío el alma.
¿Te acuerdas, Papá? me dijiste:
"nada vale la pena tanto como para que sufras,
si tú sufres, vale pa´ pura mierda"

Estoy sufriendo Papá
estoy sufriendo
Me faltas tanto.

No hay comentarios.: