2 de junio de 2011

Otra

Cierro los ojos, y me inunda el deseo de tenerte nuevamente, de ser poseida por cada grano de tu arena,  de lanzarme contra las visiones construídas, para aterrizar entre tus dunas, como la Alicia que descubre que todo ha sido un sueño y que el país de las maravillas, era simplemente un lugar donde todo funciona al revés.

Cierro los ojos intentando despertar, para volver a ti, porque me faltas tanto, y éstos colores no se comparan a los tuyos, a tus ojos grandes, a tus senos agridulces que me amamantaron la adolescencia entre  tus calles, a tus sabores que mal acostumbraron mi paladar con tus frutos contaminados de "american", de palabras inexistentes, dulce mezcla entre dos lenguas, con todo y sus  bocas y sus manos...

Y me doy cuenta que no he tenido más pasión, que por tus formas, que por la aguerrida precariedad que te convierte en enigma y me ha enseñado a ser sal en medio de tantas carnes...

Y mi falta de amor crece...que solo pienso en ti, en cómo será tu muerte en guerra... pero en paz.

Y cierro los ojos con más fuerza, como abandonándome en tu recuerdo, deseándo con todas mis víceras, el poder volver a ti, para morirme entre las piernas abiertas de tu río, para secarme entre tus peces fecundos de muerte...

Porque mi falta de amor crece, crece tanto que todo lo que me rodea se va tornando insoportable, sobre todo la vida .

No hay comentarios.: