29 de octubre de 2011

Quizá tendríamos que aprender a no andar esclavizándonos a todos los placeres que nos seducen en el camino, bueno, que haga cada quién como quiera,  yo al final de todo, no encuentro nada más placentero que la libertad.

No hay comentarios.: