19 de enero de 2012

una más

Yo no le temo a la soledad, pero sí me aterra la frustración.

No hay comentarios.: