8 de febrero de 2012

a

A orillas del río Nilo, el sol acaricia otras columnas, otros rostros, otros exilios, el mismo afán, el mismo deseo; no queremos estar solos, queremos un Dios cercano y accesible, nuestro, de todos, sin cortinas divisorias ni espejismos.

No hay comentarios.: