8 de febrero de 2012

Egipto

Mezquitas que vigilan la integridad de un pueblo rebelde,  hijos del Faraón caminan con las heridas abiertas, desquebrajadas, como cúmulo de sequía; cuarteaduras de un sistema filtran una que otra sonrisa, aquí: en el país de Las mil y una noches sin luna

No hay comentarios.: