8 de febrero de 2012

Moléculas de otros siglos me bañan la punta de los pies, desierto, tormenta de arena y sol, empapándolo todo cubriéndo la ciudades de tiempo. Una pirámide me mira y me cuenta cómo era antes de los castillos inmersos en sus grietas, yo las escucho y ella me pide que lo escriba pero le digo que hoy no, que no puedo... que quizá mañana...

No hay comentarios.: