28 de junio de 2012

.

Escribir es una tortura, mienten todos los que dicen que es un placer, esto es sólo una colección de cicatrices. Cada vez que estoy aquí,  sufro poque no sé que contar, y todo se me agolpa entre la punta de los dedos. Sufro porque no sé que callar, es una tortura, punto final.

No hay comentarios.: