27 de junio de 2012

un lugar para mí

Que tiempos de mierda... y con la ausencia de tantos, de tantas... de  palabras, de  sonidos, de tantos olores que ya ni siquiera existen en mi memoría....

 Por eso ando inventando un mundo lleno de cosas que creo que alguna vez toqué, que alguna vez soñé y que no se muy bien si he vivido. Ando inventándome un rincón en la locura, un lugar en el que pueda perderme cada vez que éste mundo me quiera robar la única huella que me queda.

Un espacio pequeñito, no muy grande, donde sólo quepamos yo y mis memorias construídas, lleno de poemas de Benedetti, de frases de Cortázar y Huidobro, de canciones de Litto Nebbia, de Spinetta y con la voz de Mercedes Sosa leyéndome los huesos...

Allí todos los corazones hablan español y no existen barreras que  dividen la mente del alma.

Allí  se puede crear libremente, sin temor a ser juzgado, malinterpretado o incomprendido, pero sobre todo, se puede crear sin la preocupación de llevar  pan a la mesa.

Allí no existe el reconocimiento, sólo el placer de ser por algunos instantes invadida del espiritu del Creador y convertirte en una creatura creativa.

Allí, sólo allí podría abandonarme cada vez que éste puto mundo me obligara a pensar que soy un cuerpo y tengo un alma.

No hay comentarios.: