5 de septiembre de 2012

cotidianos mágicos de una Muchacha Corazón de Tiza la media noche de su cumpleaños

Éste es el número 27 de una serie de septiembres, que como siempre, desde que escribo en esta bola de cristal, a la que pueden acceder todos  los que saben que son, que han sido y continurán siendo, quienes me tienen un año más para ustedes, bañada por la brisa marina de éste lado del Atlántico, sonriente, con los sumados y a pesar de los restados, con lo multiplicado por la distancia: les dejo mis cotidianos mágicos, mis pequeños gozos, el hedonismo en el que me abandono; conciente que soy un alma y tengo un cuerpo, aunque hoy a estas horas, bajo esta luna y en esta casita de piedra les escribo desde ambos:

  • Los amaneceres en el tren, las idas y vueltas, las dos horas de camino con el mar que me acompaña siempre a la izquierda de la ventana, contándome historias de casitas y mareas que se han amado desde siglos.
  • La sonrisas honestas y profundas de cada extranjero que cruzo, nos reconocemos, sabemos que nos unen las mismas cicatrices, las mismas dudas, que aquí somos iguales a pesar de nuestro color de piel, de nuestro acento y  de nuestra lengua, aquí todo lo que nos separaría en otro lugar del mundo nos termina uniendo
  • Despertarme con el olor a café del hombre que duerme en mi cama
  • Mis pies descalzos cuando se unden en la arena. 
  • El sol que me acaricia suavecito  después de las 5 de la tarde, ya no le tengo miedo, ya lo voy disfrutando, ya me voy dando cuenta que no es tan malo. 
  • La constelación que forman los barcos en el mar cuando les apagan la luna
  • Las montañas que vigilan a todos los habitantes de ésta costa, son guardianes que me recuerdan  nunca nadie ha estado solo. 
  • Tener un día de mierda, pero al final, ver la luz de la luna que baila con la piel del mar una canción de Pedro Aznar, que me susurra: "todavía vale la pena seguir  viviendo aquí" 
  • Darme cuenta que no es verdad aquello de que para ser feliz uno tiene que hacer "siempre lo que uno quiere", vaya, que nos han hecho vivir engañados, que nos han contado  una serie de chorradas para hacernos vivir infelices en busca de una cosa que ni los que nos dijeron que lo teniamos que buscar han encontrado.
  • Amar la tierra que me alimenta hoy; el agua que hoy me recorre, y el sol que me calienta, no importa que no sea el mismo de ayer: Así, puedo despertar en los brazos de África, de América o de Europa y amarlas como a mis nodrizas, dejándome amamantar por cada una de ellas.
  • Amar la gente que me sonrie y la que me voltea la cara, amar a los que me huyen y a los que me buscan, amarlos porque estoy aquí: ahora, porque nos alimenta el mismo oxigeno y porque nos alienta el mismo deseo.
  • Disfrutar el primer gato de mi vida
  • Disfrutar al que espero que sea el último perro de mi vida
  • Reecontrarme en los ojos de mi madre después de habérmele perdido. 
  • Soñar despierta, salir volando por cualquier ventana, huir de los edificios fisos y buscar aquellos en movimiento.
  • El silencio de mi hogar, mi alma sosegada a los pies de un carpintero
  • La poca gente que me queda del otro lado del océano
  • La buena música 
  • Las conversaciones con Marisú: parece que fue ayer cuando me dejaste en el aeropuerto y nos abrazamos llorosas, no ha pasado el tiempo, no es el 2012, sigue siendo el 27 de septiembre del 2010 y tú  y yo seguimos siendo las mismas, hasta que volvamos a vernos, el reloj de nuestra amistad continuará detenido. 
  • Mi homonima favorita, ni los errores, ni la distancia pueden separar a la gente que se ama de verdad 
  • Lo que daría yo por abrazar a mi "guera" No importa que pase el tiempo, hay gente que llega en tu vida para formar parte de ella  y siempre permanecerá allí
  • No poder evitar pensar en ti cada vez que me topo con un buen Ciró. Nuestros millones de risas y conversaciones, la hermandad, saber que estas allí siempre que te necesito, no importa cuántos años tenga ni en que parte del mundo me encuentre: Hazel
  • Los 10 maravillosos pajaritos que Dios nos prestó éste año a Paolo y a mí, cuánto han sido importantes para mí, cuánto me han enseñado!, cuánto me han dado! empiezan a extender sus alitas y yo los veo revolotear llena de gozo! 
  • Los buenos amigos, los buenos libros, el buen vino, el chocolate, los viajes de cualquier tipo, los momentos creativos, hacer el amor, el buen invierno y el buen verano. 
  • Crear, amar al creador más que a lo creado  y disfrutar de convertirme por algunos instantes en un gusanito creativo de vez en cuando. 
  • El amor que me rodea, que me abraza, que me posee; me entra por los poros y se me sale por la punta de los dedos, por eso no hablo tanto de él, no necesito invocarlo porque lo siento por todos lados. 
  • La arena de cualquier desierto y el agua de cualquier mar
  • Todos los cierlos del mundo
  • Una casita llena de colores, con un hombre, un perro y un gato
  • Darme cuenta de cuánto hemos crecido estos dos años, del gigante en el que te estás convirtiendo y de la armonía que día con día  se ha creado,  de lo maravilloso que es tener con quien compartir cada día de mi vida y satisfacer mi curiosidad a tu lado. No se ofenda nadie pero tú: Paolo, eres mi cotidiano más mágico. 








No hay comentarios.: