13 de enero de 2013

Ayúdame

¿Es verdad que me conoces?

Encuéntrame, que yo estoy perdida 
Ayúdame a alejar la neblina que no me deja observar detrás del espejo

No permitas que la rutina me haga chiquitas las alas

Mis dedos se congelan, y cada parte de mí se está quedando dormida
Quiero meterme en un cajón eterno, para que nada me cause más molestia
para que mi curiosidad tenga cristiana sepultura
y ya nada me atormente;
Y no me duelan los bosques que no piso
el sol que no me baña
el ruiseñor que no me canta
y los frutos que no saboreo
Para que no me ardan las palabras que aún no he conocido
y los versos que no poseo 

Estoy perdida
Encuéntrame si es verdad que me conoces
que yo no sé dónde estoy ni a dónde debo ir

Encuéntrame o déjame partir. 




No hay comentarios.: