2 de febrero de 2013

Llegué al final y una decisión me palpita en la mente, baja por mis vasos sanguíneos  y se instala en mi corazón.  El exilio no sirve de nada sin la esperanza de volver.

No hay comentarios.: